Entrevista del mes – Noviembre 2018

Carmen Meléndez, oceanógrafa que decidió emprender con su propio proyecto, guiada por su compromiso con la ciencia, la divulgación  y su pasión por el mar.

¡Buenos días Oceanógraf@s!

Llega la entrevista del mes de Noviembre con una oceanógrafa emprendedora y muy comprometida con la educación y la divulgación científica. Ella es Carmen Meléndez, estudió Ciencias del Mar y Ciencias Ambientales, con un posterior Máster en Oceanografía en la Universidad de Cádiz. Actualmente, es directora del Proyecto FarFalle, un proyecto enfocado en un modelo turístico sostenible y apostando por la divulgación científica a bordo en las Islas Canarias.

AOA: Hola Carmen, como en cada entrevista, nos gusta empezar por el comienzo, que en este caso es nuestra infancia. ¿Cómo surgió tu pasión por el mar? 

CM: ¡Hola AOA! Soy madrileña y muchos veranos los pasaba con mi familia en Conil, Cádiz, en una casa frente a la playa de El Palmar. En los años 90 era un lugar totalmente diferente a como es hoy en día. Para mí era un mundo por descubrir, libertad, contacto con la naturaleza 100%, jugar, seguir jugando y todo el día fuera de casa investigando con coquinas, dunas y olas. Me imaginaba vivir durante todo el año allí, frente al mar ¿cómo sería el mar en invierno? quería conocerlo más.

AOA: ¿Por qué decidiste estudiar Ciencias del Mar? 

CM: Recuerdo bien ese momento, el día en el que vino un coordinador en 2º de bachiller para mostrarnos las posibles salidas que teníamos al finalizar. Nos dieron un tríptico rojo y blanco y allí estaba escrito: Ciencias del Mar. ¡Alucinaba que existiera esa carrera!, empecé a informarme, lugares, asignaturas, barcos, instrumentos, estudios… y cuanto más conocía, mas quería saber y me preguntaba ¿por qué no? Desde entonces, lo tenía claro, buscaba ese contacto con el mar día a día y esa forma de vida que en Madrid era imposible tener, y siempre luche por conseguirlo.

AOA: Cuando acabaste la carrera, ¿supiste qué camino empezar a recorrer como profesional, o fue complicado encontrar tu sitio? 

CM: Después de 7 años estudiando sin parar sí fue difícil el cambio y buscar nuevos horizontes. Me fui 6 meses a Bélgica a trabajar como camarera, conseguir vivencias y dinero. Mientras tanto realizaba cursos de voluntariado, cursos online, solicitaba plazas en España y fuera. Fue mi época de revisión bibliográfica en cuanto a trabajo en Europa. Quise centrarme en conseguir experiencia en la mar, realice un curso de posgrado en Galway Mayo Institute of Technology (GMIT), Irlanda, y pude embarcarme en dos buques oceanográficos: R/V Celtic Mist y R/V Celtic Voyager, al mes siguiente me seleccionaron en un proyecto europeo y trabaje a bordo de R/V Urania en Italia. Al volver a España, me salió una oportunidad en Tenerife en cuanto avistamiento de cetáceos, todo apuntaba a navegar, así que allí que fui.


Se deben pasar muchas horas al lado de los mamíferos marinos, observando su comportamiento, estructura social, clases de edad, alimentación, etc. para poder llegar a conocerlos un poco, es un trabajo que requiere mucha dosis de paciencia y continuidad. Es muy gratificante


AOA: Tu carrera profesional la empezaste como asistente de investigación en varios proyectos y centros de trabajo, como la Universidad de Cádiz o la Sociedad Española de Cetáceos del Archipiélago Canario (SECAC). Investigaste también en varios campos, como en la química o en biodiversidad marina ¿cómo fue esa experiencia? 

CM: Poder trabajar de la mano de profesionales es necesario y vital, te va formando y te crea unos cimientos muy importantes para poder desarrollarte como profesional. Tanto en Cádiz, como en Italia o Irlanda y ahora en Canarias he podido aprender y conocer de cerca grandes investigadores y profesionales que me han ayudado a crecer tanto en lo personal como en lo profesional. De forma directa fui alumna colaboradora del departamento de química y física de la UCA durante 2 años y decidí realizar mi tesis de master con ellos, siempre me interesó estudiar la química del agua y del agua intersticial de los sedimentos, estudiar lo que el ojo humano es incapaz de ver. De forma indirecta caí junto con los cetáceos en Canarias, en el SW de Tenerife, mis compañeros de trabajo eran calderones tropicales, delfines mulares, tortugas, un hidrófono y un acantilado espectacular a bordo de un catamarán.

Carmen Meléndez trabajando en una de las campañas oceanográficas donde ha participado, a bordo del R/V Urania. Fotografía cedida por C. Meléndez.

AOA: También tienes experiencia como guía turística de avistamientos de cetáceos. ¿Cómo llegaste a ejercer de ello? 

CM: El mundo de los cetáceos siempre me atrajo, en el 2010 estuve en las Islas Eólicas, Italia, realizando un curso de monitoreo de cetáceos y tortugas marinas y en el 2014 estudie en Shannon, Irlanda con IWDG (Irish Whale & Dolphin Group). Desde el 2015 trabajo en la zona SW de Tenerife, Zona de Especial Conservación dentro de la Red Natura 2000. Se deben pasar muchas horas al lado de los mamíferos marinos, observando su comportamiento, estructura social, clases de edad, alimentación, etc. para poder llegar a conocerlos un poco, es un trabajo que requiere mucha dosis de paciencia y continuidad. Es muy gratificante.


Proyecto FarFalle es Oceanografía, es Ciencia, tiene una perspectiva divulgo-educativo-científica,  (…) Es necesario guiar a la sociedad hacia el camino de la preservación, conservación y protección de la Naturaleza, de los Océanos y de la Biodiversidad”


AOA: Una gran parte de tu trayectoria está muy ligada a los voluntariados. De hecho, en 2017 llegaste a realizar cursos de responsable de voluntario en el Instituto Canario de Animación Social (ICAS). ¿Cómo unes la ciencia social con la ciencia marina a través de los voluntariados? ¿Es importante combinar ambas? 

CM: No es que sea importante, es que es necesario. Al fin y al cabo cuando nos comunicamos con una persona o un grupo de personas, lo principal no es el contenido, sino la forma de transmitirlo y de crear un correcto nexo de unión entre dos o varias personas. La psicología y las relaciones personales son un pilar necesario para cualquier actividad humana y/o profesional.

AOA: Hace poco tomaste la decisión de emprender tu propio proyecto, llamado Proyecto FarFalle. ¿Cómo empezó la aventura? 

CM: Este proyecto empezó en mi cabeza en 2009 en una estancia académica en Palermo, Italia. Sentía la necesidad de compartir mis conocimientos con otras personas a fin de realizar actividades ligadas con la ciencia y dar a conocer la Oceanografía. Decidí entonces abrir un blog y proponer talleres. A lo largo de todos estos años hasta el día de hoy lo he ido desarrollando poco a poco y moldeando con todas las experiencias que he tenido hasta lo que es ahora y lo que será en el futuro.

Carmen en un momento de las actividades de ciencia a bordo que realiza en su proyecto FarFalle. Fotografía cedida por C. Meléndez.

AOA: ¿Cuáles son los objetivos del proyecto FarFalle? 

CM: Proyecto FarFalle es Oceanografía, es Ciencia, tiene una perspectiva divulgo-educativo-científica, ofrezco salidas de navegación de corta y larga duración con instrumentos de investigación y con un laboratorio a bordo de diferentes embarcaciones en las Islas Canarias. Cualquier tipo de público puede participar, desde mi punto de vista, la ciencia es por y para la sociedad, hay que dar oportunidades, es vital dar a conocer como, por qué y para qué se estudia el Océano. Es necesario guiar a la sociedad hacia el camino de la preservación, conservación y protección de la Naturaleza, de los Océanos y de la Biodiversidad. Proyecto FarFalle fomenta un turismo científico y con rigor que permitirá a los participantes iniciar, ampliar y/o completar sus conocimientos, aprender los aspectos del mundo del Océano y de los procesos y mecanismos que han hecho, y hacen el Océano un medio único.

AOA: ¿Cómo es el día a día de la directora en su propio proyecto? 

CM: Por ahora con poco descanso pero motivada. La mayor parte de mi tiempo lo dedico a Proyecto FarFalle. Me sigo formando, sigo estudiando y sigo buscando posibilidades. Soy positiva y tengo el motor de la ilusión para sacarlo hacia delante y mejorar día a día.

AOA: ¿Tienes algún referente en la oceanografía que te haya inspirado profesionalmente? 

CM: Mis referentes son personas que se han cruzado en mi camino profesional y a las que admiro por su forma de trabajar y de actuar, de compartir y de enseñar, por ser fieles a sí mismos y por luchar por sus objetivos y metas. Son profesores dedicados y entusiastas, son compañeros de la facultad solidarios, son navegantes, son personas que aman su entorno y su profesión.

Carmen a bordo de la embarcación donde lleva a cabo sus actividades en el Proyecto FarFalle. Fotografía cedida por C. Meléndez.

AOA: ¿Qué aconsejarías a los que ahora estudian o se plantean dedicar su carrera profesional a la oceanografía? 

CM: La Oceanografía es un mundo muy amplio, une todas las ciencias: química, física, biología y geología, es muy apasionante, podemos encontrar muchos submundos que elegir y en los que sumergirse. Las nuevas generaciones han de ayudar a conservarlo, es necesario trabajar para conseguir este fin, que elijan su mayor vocación, que se formen y se desarrollen profesionalmente tanto dentro como fuera de España.

AOA: ¿Cuál es el siguiente reto para Carmen Meléndez? 

CM: Mi mayor reto es la estabilidad del Proyecto FarFalle.

Carmen en un día de su experiencia en la campaña oceanográfica a bordo del R/V Urania. Fotografía cedida por C. Meléndez.

Muchas gracias Carmen por compartir parte de tu experiencia y tu valentía emprendiendo nuevos proyectos. Podéis conocer más de cerca a Carmen y su proyecto pinchando aquí. En breve publicaremos un Convenio con Proyecto FarFalle que podéis consultar en nuestra pestaña Convenios.

Post by R. Jiménez Ramos

Entrevista del mes – Octubre 2018

Francisco Moreno Marín, un oceanógrafo vivaz que demuestra que la adaptabilidad es la llave del éxito y la resisiliencia como profesional

¡Buenas Oceanógraf@s!

Esta semana os compartimos la entrevista de este mes de octubre. Como ya sabéis, esta sección nace con el fin de transmitir y compartir las diferentes trayectorias que muchos de l@s oceanógraf@s que nacieron como profesionales en Andalucía realizan en cualquier lugar del mundo. Con ellas intentamos dar voz a much@s jóvenes profesionales que tras su día a día hacen trabajos relevantes y con los que podemos inspirarnos.

Nuestro entrevistado del mes es Francisco, intrépido ambientólogo de San Fernando (Cádiz) que estudió Ciencias Ambientales y posteriormente se especializó en Oceanografía mediante un máster en la Universidad de Cádiz. Es doctor en ecología marina, pero actualmente es director en la creación de simulaciones científicas en Dinamarca. Sin duda, nos ha compartido una entrevista muy interesante, demostrando una adaptabilidad como profesional sin límites.

AOA: ¡Hola Francisco! Como siempre hacemos en todas nuestras entrevistas, nos gusta empezar conociendo a la persona antes que al profesional. ¿Estuvo tu infancia ligada al mar?

FMM: ¡Siempre! Nací en San Fernando, ciudad marinera por excelencia. Además, mi padre fue pescador durante sus años de juventud y siempre le ha tenido un especial amor a LA MAR (como nos gusta llamarla aquí). Mi hermano, por su parte, estudió Biología y Ciencias del Mar, por lo que él también tiene parte de culpa de que a mí me entrara ese gusanillo.

AOA: Al empezar tu período universitario, decidiste estudiar Ciencias Ambientales ¿Qué te aportó posteriormente en el campo de la oceanografía?

FMM: Aunque de primeras entré en Ciencias Ambientales porque tenía intención de dedicarme a algo más terrestre… pronto me di cuenta de que el mar me tiraba mucho más. Haber estudiado Ciencias Ambientales creo que me da una visión más global de todo lo relacionado con el mar. Además, la mayoría de mi investigación científica ha sido sobre eutrofización y cambio climático, dos procesos que requieren una visión holística para ser estudiados.


Como científico siempre me ha gustado definirme como un ecólogo, creo que expresa perfectamente mi visión de la ciencia.


AOA: Después de tu andadura como estudiante, decidiste dedicarte a la investigación. ¿Cómo fue el camino para llegar a ser doctor? Cuéntamos un poco sobre tus investigaciones.

FMM: Debo decir en primer lugar que el camino para llegar a ser estudiante de doctorado fue duro, pero sin lugar a dudas tengo que agradecer a toda el área de ecología del departamento de biología de la Universidad de Cádiz, especialmente a Fernando Brun. El hizo que todo ese proceso fuese mucho más fácil, y me dio la oportunidad de iniciar mi andadura en la ciencia, lo admiro mucho, como persona y como profesional.

Como científico siempre me ha gustado definirme como un ecólogo, creo que expresa perfectamente mi visión de la ciencia. Mi investigación se centra principalmente en los efectos del cambio climático y la eutrofización en las angiospermas marinas. Más específicamente, las interacciones entre múltiples variables (temperatura, nutrientes, salinidad, diversidad genética…) y las consecuencias que esto puede tener para las plantas. Aunque a veces cueste creerlo… 1+1 no siempre es 2, a veces puede ser 3 o -1.


“(…) Dar a conocer a los alumnos todo lo relativo a la oceanografía, ver sus caras de curiosidad, y también, las de frustración, de no poder entender como hay tantas cosas que aún no conocemos sobre el mar, sin duda una de las experiencias mas enriquecedoras de mi vida.”


AOA: Dinamarca. Posiblemente fuera un punto de inflexión en tu carrera profesional. ¿Cómo ha sido tu experiencia investigadora en ese país?

FMM: Definitivamente Dinamarca ha sido y es un punto de inflexión tanto en mi vida personal como profesional. Vine a Dinamarca hace casi 4 años a terminar mi doctorado… y aquí sigo.

La experiencia de venir a un país nuevo, completamente solo y sabiendo que iba a estar aquí al menos dos años, se hizo mucho más llevadera al ver que la persona con la que iba a trabajar era alguien que te hacía pensar constantemente, y que desde un primer momento me demostró tener confianza ciega en que tomaría las decisiones correctas, y que, si no las tomaba, aprendería de mis errores.

Mi experiencia investigadora en Dinamarca ha sido sobresaliente. Tuve la oportunidad de trabajar con muchas personas a las que ya seguía cuando hacía mi doctorado en España. A veces se nos vende que fuera de España todo es una maravilla y que hay dinero para hacer lo que se quiera en ciencia, y no es así en la mayoría de los casos. Aun así, tuve la suerte de trabajar con Morten Pedersen, de quien he aprendido muchísimas cosas.

Además de la experiencia científica, también gané experiencia docente. Ahí es cuando me di cuenta que me había enamorado de la docencia. Después de terminar mi doctorado estuve trabajando como profesor en la Universidad de Roskilde durante un año, y puedo decir que de verdad aprendí a amar la docencia. Dar a conocer a los alumnos todo lo relativo a la oceanografía, ver sus caras de curiosidad, y también, las de frustración, de no poder entender como hay tantas cosas que aún no conocemos sobre el mar, sin duda una de las experiencias mas enriquecedoras de mi vida.

Francisco en una de sus campañas de muestreo durante su período doctoral en la Universidad de Cádiz.

AOA: Y después de todo eso, llegó el camino empresarial. ¿Qué nos puedes contar de tu trabajo actual sobre simulación científica?

FMM: Desde febrero de 2018 trabajo como director de simulaciones científicas para una compañía danesa (Labster). En esta empresa nos dedicamos a crear simulaciones (juegos) en realidad virtual para enseñar ciencia a niveles que van desde instituto hasta universidad. Mi labor en la empresa concretamente es diseñar estas simulaciones, como si de un videojuego se tratase, para que los alumnos puedan aprender diferentes conceptos tanto en ecología como en fisiología.

Ha sido un cambio muy grande para mí, pero por suerte Labster es como una gran familia en la que me he sentido integrado desde el primer momento. He tenido la oportunidad de crear simulaciones científicas en las que los usuarios tienen acceso a laboratorios virtuales donde pueden realizar experimentos que les sería completamente imposible realizar en la vida real dado que son extremadamente caros o requieren muchos años de espera. El hecho de poder brindar esa oportunidad a los alumnos creo que es algo impagable, y en cierta manera, me gusta pensar que estoy poniendo mi granito de arena para que la educación, tan denostada en estos tiempos, sea cada vez de mayor calidad.


Ahora estoy completamente inmerso en mi trabajo en Labster (…), junto con ASU (Arizona State University) y Google para crear el primer Grado en Ciencias Biológicas completamente online del mundo


AOA: Tu adaptabilidad te ha dado grandes oportunidades ¿Qué consejo le darías a l@s nuev@s oceanógraf@s para el desarrollo de su profesión?

FMM: ¡QUE NO OS ASUSTEN LOS CAMBIOS! Ese es mi principal consejo. Cuando me iba a venir a Dinamarca tuve mis momentos de dudas, ¿quién no los tendría sabiendo que te vas a vivir durante dos años a un país en donde no has estado nunca y donde no hablas el idioma? Pero creo que es la mejor decisión que he tomado en mi vida. ¿Quién me iba a decir a mí que iba a acabar trabajando con realidad virtual? Tienes que intentar hacer algo que te apasione, pero para conseguirlo tienes que ir a por ello y no tener miedo a nuevos retos. Lo mejor es atreverse, intentarlo y si fallas, te levantas y buscas otra manera.

AOA: ¿Cuáles piensas que son los retos actuales de la docencia científica?

FMM: Creo que los modelos de educación están cambiando mucho. No podemos seguir educando a los alumnos en la manera que se hacía antes. Memorizar muchas cosas no tiene mucho sentido en el mundo en que vivimos hoy en día. Tenemos que enseñar a los nuevos científicos a tener PENSAMIENTO CRÍTICO y a cuestionarlo todo, desde la ciencia, por supuesto. Creo que el mayor reto actual de la docencia es enseñar a los alumnos a relacionar ideas, conceptos, procesos (creo que se nota que soy ecólogo) a que consigan su propia información y que sean capaces de pensar más allá de lo que ponga en un trozo de papel.

AOA: Por último, ¿qué nuevos retos se presentan para Francisco como oceanógrafo?

FMM: De momento estoy completamente inmerso en mi trabajo en Labster y en el proyecto que estamos llevando a cabo junto con ASU (Arizona State University) y Google para crear el primer Grado en Ciencias Biológicas completamente online del mundo, donde se usarán las simulaciones en realidad virtual que estamos creando en Labster. ¡Estoy increíblemente emocionado con este proyecto, y quien sabe que más está aún por venir! ¡Lo mejor está aún por llegar!

Francisco trabajando con una de las simulaciones científicas que lleva a cabo en las oficinas de Labster.

¡Muchísimas gracias Francisco por concedernos esta entrevista! Desde la AOA te deseamos toda la suerte en tus proyectos presentes y futuros!

Post by R. Jiménez-Ramos

 

 

Entrevista del mes – Septiembre 2018

Estrella Sánchez Mancera, mujer oceanógrafa y  emprendedora incansable

¡Buenas Oceanógraf@s!

La entrevista de septiembre tiene carácter empresario y llega cargada de entusiasmo. La protagonista es licenciada en Ciencias del Mar y Ambientales, una extremeña enamorada del mar y un ejemplo de mujer emprendedora. Pese a su juventud, Estrella Sánchez es fundadora y directora de la empresa de consultoría ambiental GREENFIGHT. ¡Vamos a conocer mejor su historia!

AOA: ¡Hola Estrella! ¿Cómo una extremeña como tú decidió estudiar Ciencias del Mar? Cuéntanos cómo comenzó tu interés por el océano.

ESM: ¡Hola! En primer lugar, agradeceros el interés por conocer mi historia.

Siempre me ha encantado la naturaleza y tenía especial interés en su conservación. En el instituto me planteaba hacer Ciencias Ambientales o Biología ya que era lo que conocía y lo que se oferta en la Universidad de Extremadura. Cuando me enteré que la Universidad de Cádiz ofrecía la doble licenciatura de Ciencias del Mar y Ambientales no lo pensé, estaba convencida que me permitiría tener una visión más completa.

He de decir también, que de pequeña siempre me sorprendían dos cosas de la playa:

  1. La subida y la bajada de las mareas, siempre tuve curiosidad por saber por qué sucedía.
  2. Lo cerca que están algunas edificaciones del agua (aún hoy me sigue pasando jej)

AOA: ¿Qué tal fue tu etapa en la universidad?

ESM: Sinceramente maravillosa. Y más que por los conocimientos adquiridos, por las personas que, a día de hoy, después de tantos años y tardando en vernos, siguen estando y siendo AMIGOS de verdad.

AOA: ¿Qué hizo que te decidieras a especializarte en gestión costera?

ESM: Al hablar de gestión se habla de aspectos sociales, económicos y por supuesto ambientales. Se trata de tener los conocimientos, planificar y tomar la mejor decisión. Aunque a día de hoy no me dedico a la gestión costera, la visión amplia y global de las asignaturas y máster del departamento de Gestión Integrada de Áreas Litorales me han servido mucho para gestionar los proyectos que llevo a cabo.


He tenido la suerte de empezar en un momento en el que se apoyan las ideas, el emprendimiento en zonas rurales en general y en especial a las mujeres


AOA: Y después de todo eso llegó GREENFIGHT. ¿Cómo surgió la creación de tu propia empresa?

ESM: GREENFIGHT surge en un café entre viejas compañeras de universidad que hacía tiempo que no se veían. En esa conversación nos dimos cuenta que teníamos las mismas inquietudes a nivel profesional así que decidimos arriesgar. Desde 2017 continuo yo sola por diversos motivos.

AOA: Cuéntanos un poco cómo fue el camino hasta poder crear tu empresa de consultoría ambiental ¿Encontraste muchos obstáculos?

ESM: He tenido la suerte de empezar en un momento en el que se apoyan las ideas, el emprendimiento en zonas rurales en general y en especial a las mujeres. Existen varios puntos de asesoramiento que te hacen el camino inicial más fácil, pero conseguir día a día clientes, fidelizarlos o que te recomienden, es un trabajo diario que requiere mucho esfuerzo y tiempo.

Lo que sí es un gran obstáculo es la abusiva cuota de autónomos y otros impuestos.

Estrella trabajando en su oficina de GREENFIGHT

AOA: En 2016 presentaste tu proyecto GREENFIGHT en Google Campus de Madrid dentro el marco del evento nacional ‘Pon un mentor en tu vida’, promovido por el programa Youth Business Spain (YBS). ¿Cómo fue la experiencia?

ESM: Fue una experiencia muy bonita y gratificante. En mi pueblo, Los Santos de Maimona, tenemos la suerte de contar con Fundación Maimona que tiene como objetivo ayudar a los emprendedores. Esta Fundación forma parte de YBS, un programa de mentoring a nuevos empresarios, y me ofreció la posibilidad participar en dicho programa. El objetivo del programa es poner en contacto a un empresario con más de 5 años de experiencia, con un empresario que está comenzando para que le tutoricen y aconseje. Aunque el sector sea diferente, muchos de los problemas que encontramos son similares. Mi mentora ha sido Carme Canseco y le estoy muy agradecida por todos los consejos que me ha dado.

En el evento que comentáis, expuse los objetivos y logros alcanzados de GREENFIGHT.


(…) para crear un proyecto empresarial hace falta muchas ganas, creer en el proyecto, constancia y trabajo. Hay momentos altos y momentos bajos, pero con esos ingredientes se sigue adelante


AOA: ¿Qué piensas que son los retos futuros en la gestión de nuestros océanos y costas?

ESM: La financiación, por un lado, para invertir en concienciación ciudadana a través de la educación y sensibilización. Si los ciudadanos conocen el valor de lo que tienen a su alrededor, el alcance de sus actuaciones, los problemas que ocasionan y como les repercute, estoy convencida que los impactos que producimos en nuestro día a día se verían reducimos, así como los de las empresas que hasta ahora siguen dirigidas por personas.

Y por otro lado, financiación para invertir en investigación.

AOA: ¿Algún referente en el ámbito de la oceanografía?

ESM: Ángeles Alvariño creo que es la mujer oceanógrafa española de referencia, pero más cercana que ella, admiro a compañer@s de clase que luchan también por vivir de la investigación a día de hoy.

Instante en la participación de Estrella en el Google Campus de Madrid. Fotografía del Diario local HOY (Los Santos de Maimona).

AOA: Por último, como mujer oceanógrafa y emprendedora, ¿qué le dirías a las mujeres que deseen crear su proyecto empresarial en el ámbito de la oceanografía?

ESM: Aunque el mío no es exactamente en el ámbito de la oceanografía, para crear un proyecto empresarial hace falta muchas ganas, creer en el proyecto, constancia y trabajo. Hay momentos altos y momentos bajos, pero con esos ingredientes se sigue adelante.

Quien me conoce y me ha preguntado alguna vez “¿cómo va la empresa?”, yo siempre digo “poco a poco, aprendiendo mucho” y después de casi 4 años sigo pensando lo mismo. No sé hasta cuando seguiré, pero sin duda está siendo una gran experiencia, así que mucho ánimo a todas l@s loc@s que queráis embarcaros en una aventura así y por supuesto si os puedo ayudar no dudéis en contactar conmigo.

Instantánea de Estrella entre dos de sus pasiones, la montaña y la fotografía.

¡Muchas gracias Estrella por tu tiempo y por compartir parte de la historia de tu carrera profesional!

Como sabréis, la AOA tiene un convenio en activo con la empresa GREENFIGHT, donde vosotr@s, como asociad@s, tenéis un porcentaje de descuento en cualquier servicio que ofrece. Podéis encontrarlo en nuestro apartado de Convenios.

Además, si queréis saber más sobre GREENFIGHT, podéis ir a su página web: www.greenfight.es

Post by R. Jiménez Ramos

Entrevista del mes – Julio 2018

 

Guillermo López Torrents, incansable y comprometido oceanógrafo, que apuesta por la educación para la conservación

 

¡Buenas Oceanógraf@s!

Este mes de Julio os traemos una nueva entrevista para transmitir y compartir las labores tan importantes que muchos de l@s oceanógraf@s realizan en cualquier lugar del mundo. Con ellas intentamos dar voz a much@s jóvenes profesionales que tras su día a día hacen trabajos relevantes para y por el océano.

Nuestro entrevistado del mes es Guillermo, un oceanógrafo, educador y comunicador que batalla y persevera por dar el lugar que merece a la Educación Ambiental. Realizó el máster de Oceanografía en la Univ. de Cádiz y actualmente trabaja en Sea Turtle Conservancy, pionera corporación fundada en 1959 para el estudio y conservación de tortugas marinas. Guillermo es el responsable del área de educación ambiental en Bocas del Toro (Panamá). Es un apasionado del océano y nos ha regalado una entrevista maravillosa y llena de inspiración. ¡No te la pierdas!

 AOA: ¡Hola Guillermo! Como en cada entrevista, nos gusta siempre empezar por el principio, es decir, por la infancia de l@s oceanógraf@s. ¿Estuvo tu infancia ligada al mar?

GLP: Nací y me crié en Santander. Desde pequeño el mar ha sido esencial en mi vida, snorkel, surf, vela eran mis aficiones durante los veranos. Vivir a orillas del Cantábrico hace que te enamores del mar, siempre he sabido que mi vida estaba ligada al agua.

AOA: Odón de Buen fue tu tatarabuelo. ¿Marcó este lazo familiar tu pasión por el mar?

GLP: La figura de Odón ha estado muy presente en casa, sobre todo porque mi madre quería que mi hermano y yo valorásemos esa parte de la historia familiar, sin duda es un referente. A pesar de ello creo que mi pasión por el mar viene de nacimiento, no me veo alejado de este amor.


(…) Lo que más me gusta es simplemente estar bajo el agua, respirar y observar. Me impresiona todo lo que veo (…)


AOA: Estudiaste Biotecnología y luego decidiste hacer el máster en Oceanografía en la Universidad de Cádiz. ¿Qué te aportó estudiar ambas profesiones?

GLP: Me dio las herramientas para todo lo que viene después de los estudios universitarios. La biotecnología me ha ayudado a comprender aspectos básicos de la biología a nivel celular, y la oceanografía me ha aportado una visión mucho más amplia de la ciencia y el medio marino. Combinando ambas puedo comprender mejor lo que sucede en el mar desde más puntos de vista, lo que me ayuda mucho en mi trabajo actual de comunicador y educador.

AOA: Posteriormente estuviste como educador ambiental y buzo en Costa Rica. ¿Qué puedes contarnos sobre el estado de conservación de los ecosistemas marinos y la concienciación ambiental que existe en un país que concentra el 6% de la biodiversidad del mundo?

GLP: Es una pregunta muy buena que requiere de un análisis profundo para contestarla adecuadamente, aporto mi opinión personal. Nada más llegar a Costa Rica te das cuenta de que es un país especial, que valora su naturaleza y sus especies, tanto terrestres como marinas, y está dispuesto a protegerlas. Sin embargo el desarrollo económico basado en el eco-turismo actualmente no genera el beneficio que el país entero requiere, por lo que es posible que veamos cambios a medio plazo que lleven a Costa Rica en otra dirección. Hay que seguir trabajando para generar la concienciación necesaria para que estos cambios se adapten al modelo actual del país.

Guillermo  en la comunidad de San Cristóbal trabajando con niños indígenas. Fotografía cedida por G. López Torrents

AOA: Actualmente eres coordinador de educación ambiental en el Sea Turtle Conservancy, en Panamá. ¿Cómo llegaste hasta este punto?

GLP: Pues de casualidad. Descubrí la educación ambiental durante un período de voluntario en la STC en Costa Rica en 2014, y me gustó mucho porque día tras día podía observar el cambio de mentalidad que estábamos generando en la comunidad y en los turistas. Al año siguiente me salió la posibilidad de coordinar el proyecto de educación en Tortuguero, acepté y recientemente me ofrecieron el puesto en Bocas del Toro y aquí estoy.


La educación es la mejor prevención y la mejor solución. Un cambio de mentalidad basado en la educación es duradero, efectivo y hermoso. Demasiado a menudo queremos arreglar las cosas cuando se han roto, pero debemos enfocarnos en prevenir esas situaciones, y la educación es la clave.


 AOA: Háblanos un poco de los proyectos que lleváis a cabo.

GLP: Podría pasar horas hablando del tema, esta vez seré breve. El objetivo es conocer los problemas ambientales de la región que afectan a las tortugas marinas, analizar la situación y trabajar con las comunidades para mejorar. Estamos abiertos a tratar cualquier tema y actualmente nos centramos en: aumentar el valor de la naturaleza por parte de las comunidades, reducir el consumo de tortuga, disminuir las amenazas que éstas sufren en el área, reducir el uso de plásticos en Bocas del Toro y apoyar el desarrollo de eco-turismo local; entre otros. Para que se cumplan nuestros objetivos usamos una educación basada en la información, el respeto y la acción. Colaboramos con varias instituciones gubernamentales y otras ONGs en este proceso, y nos enfocamos en todos los sectores y edades. El cambio debe llegar por parte de la comunidad local y nosotros estamos para ayudar a que suceda.

Guillermo coordinando la patrulla nocturna, para buscar tortugas marinas, con niños de la comunidad de Río Caña en la comarca Ngäbe-Buglé. Fotografía tomada y cedida  por G. López Torrents.

AOA: ¿Qué opinas sobre la importancia de la educación ambiental?

GLP: La educación es la mejor prevención y la mejor solución. Un cambio de mentalidad basado en la educación es duradero, efectivo y hermoso. Demasiado a menudo queremos arreglar las cosas cuando se han roto, pero debemos enfocarnos en prevenir esas situaciones, y la educación es la clave. He trabajado y colaborado con varios proyectos de conservación y a pesar de que está aumentando la presencia de educadores ambientales en estos, no se valora lo suficiente tanto dentro como fuera de las propias organizaciones, debemos cambiar esta mentalidad primero para que nuestro trabajo sea completamente efectivo. Siento que esta profesión está creciendo, debido a la gran visibilidad que tienen actualmente problemas ambientales como la abrumadora presencia de plástico en el mundo, la destrucción de hábitats a nivel mundial para uso de recursos, el peligro de extinción de especies emblema como las tortugas marinas y el cambio climático. Hay mucho trabajo que debemos hacer.

AOA: También eres instructor de buceo en mar abierto. ¿Cuál es el lugar submarino que más llamó tu atención?

GLP: TODOS. Lo que más me gusta es simplemente estar bajo el agua, respirar y observar. Me impresiona todo lo que veo, obvio si encuentras una ballena te deja sin aliento por días, pero un pequeño pecio o un nudibranquio pueden causar un efecto parecido. Poder enseñar mi mayor pasión a la gente me llena como persona. 

Durante una excursión con alumnos del Colegio Rogelio Josué Ibarra de Bocas del Toro. Guillermo explicando cómo es el proceso de anidación de las tortuga marinas usando un nido de la noche anterior. Fotografía cedida por G. López Torrents.

AOA: ¿Alguien que te inspire en la profesión de la Oceanografía?

GLP: Recientemente di una presentación oral en el Simposio Internacional de Tortugas Marinas en Kobe, Japón. Me impresionó y motivó la cantidad de grandes profesionales que trabajan en este tema, muchos oceanógrafos participaron, varios españoles. Tanto el ambiente como los proyectos presentados fueron excelentes.

En el día a día, Odón siempre es un referente por su trayectoria multidisciplinar como investigador, educador, político, comunicador y seguro me olvido algo.

AOA: ¿Qué aconsejarías a los nuevos estudiantes de Ciencias del Mar o Oceanografía?

GLP: Que aprovechen la universidad y las oportunidades que ofrece al máximo, especialmente las prácticas en verano, han escogido una carrera preciosa y deben valorarla como se merece. Los mares y océanos son tan inmensos, diversos y cambiantes que para comprenderlos no deben centrarse en una única rama de la carrera ya que todas están conectadas, hasta las que parecen aburridas son esenciales.

En la vida es necesario conocerse y ser fiel a uno mismo, sin importar lo que se espere o piensen de nosotros, el proceso es largo y hay que ser paciente, pero al final eso nos lleva por el rumbo correcto.

 AOA: ¿Un sueño oceanográfico?

 GLP: Ver a España, mi país, a la cabeza de la investigación y conservación del mar, sus escosistemas y especies. Debemos aprender a valorar lo nuestro como valoramos lo de los demás.

 AOA: ¿Tu próximo proyecto?

GLP: En mi cabeza y mi corazón siempre está volver a casa, algún día ocurrirá y espero tener el conocimiento y experiencia necesarios para ayudar a cumplir el sueño que he descrito. Mientras tanto seguiré aprendiendo.

Muchas gracias Guillermo por tu colaboración y por compartir un trocito de tu experiencia como oceanógrafo. Te deseamos toda la suerte en tus proyectos.

Si quieres saber más sobre el trabajo de Guillermo, visita su Instagram o Facebook como Sea Turtle Conservancy Bocas.

Guillermo con una tortuga laúd desovando a primera hora de la mañana. Fotografía cedida por G. López Torrents.

 

Post by R. Jiménez Ramos

¡Feliz Día de los Océanos! Lo celebramos con nuestra Entrevista del Mes – Junio 2018

Ana Payo Payo, juglar, aprendiz y aventurera. Oceanógrafa valiente con un cuaderno de bitácora lleno de experiencias antárticas


¡Buenas Oceanógraf@s!

Hoy, 8 de junio se celebra el Día Internacional de los Océanos, considerados como “el corazón de nuestro planeta”. Desde la AOA queremos celebrar este día tan señalado con la colaboración de una mujer inquietante, gran referente para l@s jóvenes oceanógraf@s:

Oceanógrafa y ambientóloga. Doctora. Docente. Monologuista científica. Divulgadora. Presentadora en IB3 Tv. Exploradora en la Antártida. Gran amiga de Laura y Paco… Y la lista podría continuar unas cuantas líneas más. Como bien se presenta ella, Ana Payo Payo, es “oceanógrafa océanografa” y un gran referente como mujer investigadora. Qué mejor manera de celebrar el Día Mundial de los Oceáno, que compartiendo con ella su pasión por el gran azul, regalándonos un ratito de lectura salada, profunda y realmente inspiradora.

AOA: Ana, naciste en una tierra preciosa como es Zamora, llena de historia cultural y arquitectura, con unos parajes naturales increíbles. Pero, ¿cómo surgió tu pasión por el mar viviendo tan lejos de él?

APP: ¡Una oceanógrafa de secano! El mar es de esas cosas que fascinan a casi todo el mundo. A veces, el mero hecho de que esté lejos lo hace incluso más apasionante.

AOA: Empecemos hablando de los inicios en la oceanografía. Te licenciaste en Ciencias del Mar y Ciencias Ambientales por la Universidad de Cádiz. ¿Cuándo decidiste y por qué estudiar Ciencias del Mar?

APP: Mis comienzos en la oceanografía fueron algo “azarosos”. Yo no sabía qué carrera elegir. Lo único que tenía claro era que me gustaba estudiar y aprender un poco de todo. Exploré un poco a ver qué carreras tenían un poco de matemáticas, física, química y biología y las ganadoras ya las conocéis.

Ana Payo participando en uno de sus divertido monólogos. Fotografía tomada de un vídeo de RTVE.

AOA: Posteriormente realizaste el doctorado en la Universidad de Barcelona, sobre los impactos de las perturbaciones en las poblaciones de depredadores marinas. Parte de tu investigación la presentaste en FameLab en 2014, con Laura y Paco como protagonistas. ¿Cómo cambió esta experiencia en tu trayectoria científica?

APP: Famelab me ha dado muchas cosas, visibilidad, oportunidades, momentos inolvidables con público entregado con las desavenencias conyugales de Laura y Paco. Ahora hace casi 4 años de aquel concurso, desde entonces no sólo he dado muchas charlas en colegios y universidades sino que también me ha dado la oportunidad de contar mi ciencia en radio y televisión. Es bonito mirar atrás y pensar, ves como la ciencia sí interesa…

AOA: Cuando miras hacia atrás, ¿pensaste en algún momento que tu trabajo en la divulgación científica generaría una repercusión social importante para la conservación el océano?

APP: Ese era uno de los objetivos. Aún nos queda mucho por hacer, pero yo pongo mi granito de arena.

AOA: ¿Cuál es tu opinión sobre el papel de la divulgación científica y la sensibilización social en la búsqueda de soluciones para problemas medioambientales?

APP: La transferencia del conocimiento científico a la sociedad es una de las claves. A veces, da la sensación de que hay debate en ciertos temas en los que la comunidad científica tiene un consenso aplastante. Pero esa transferencia debe ser efectiva a todos los niveles, social, político e sobretodo jurídico.


“Homeward Bound ha sido un proceso de aprendizaje súper intenso. Durante un año las 80 científicas trabajamos para aprender técnicas de liderazgo, gestión de equipos, búsqueda de financiación”


AOA: Juglar. Aprendiz. Aventurera. Así te defines en tu página web. ¿Qué aptitudes crees que son esenciales para ser Oceanógrafa?

APP: ¿Para ser oceanógrafa? Supongo que tener curiosidad por entender qué es lo que pasa dentro de esas masas de agua. La interdisciplinariedad sería otra de las grandes estrellas del perfil del oceanógrafo.

AOA: ¿Qué proyectos tienes ahora en marcha?

APP: Ahora estoy de post-doc en la Universidad de Aberdeen y me dedico a construir modelos teóricos sobre los efectos de la variabilidad ambiental en la migración de diferentes especies de animales. ¡Vaya! Que me paso el día leyendo y picando código…

AOA: Homeward Bound Antarctic Expedition. Háblamos de este gran proyecto, liderado por mujeres, y en el cual formaste parte entre las 4 españolas seleccionadas.

APP: Homeward Bound ha sido un proceso de aprendizaje súper intenso. Durante un año las 80 científicas trabajamos para aprender técnicas de liderazgo, gestión de equipos, búsqueda de financiación. El objetivo final del proyecto es crear una red de científicas a nivel global que trabaje para impulsar la figura de la mujer en la ciencia y en los procesos de toma de decisiones del cambio climático. Con cada edición la red crece y poco a poco nos hacemos más fuertes.

Ana Payo en la expedición antártica Homeward Bound. Fotografía tomada en un vídeo de rtvcyl.es

 AOA: En posts anteriores, la AOA se hizo eco del proyecto a través del día del Movimiento Feminista 8M. En la entrada denunciamos el pobre respaldo que tiene la mujer en la ciencia española, advirtiendo que la proporción media de mujeres dedicadas a la investigación marina en España es sólo del 31.8% aproximadamente, reduciéndose en los puestos de trabajo más elevados. ¿Qué ocurre con las oceanógrafas?

APP: Lo mismo que ocurre con el resto de profesionales. El peso del estereotipo, la invisibilización, los sesgos en el sistema de publicación y adjudicación de fondos. Pero sobretodo, la falta de medidas que garanticen la conciliación real de la vida familiar.


“Cuando asumamos que lo que le pasa al océano nos pasa a nosotros estaremos un poquito más cerca de resolver problemas como la sobrepesca, los micro plásticos, los vertidos…”


AOA: Si seguimos aportando datos, ¿qué opina sobre los 8 millones de toneladas de plástico que llegan al mar cada año?

APP: Me da tristeza. Vivimos enterrados en plástico. Todas las sales de mesa contienen trazas de microplásticos. Es el momento de parar. Tenemos que conseguir cambiar la legislación, pero hasta entonces cada uno es responsable de sus hábitos de consumo. ¡Dejen de comprar cosas de plástico de un solo uso!

AOA: Días como los de hoy son necesarios como vehículos para recordar la importancia de la conservación y la protección del océano a nuestra sociedad. ¿Cuál crees que es el mayor desafío al que nos enfrentamos cuando hablamos de conservación del océano?

APP: La distancia con la que miramos lo que pasa en el mar. No acabamos de entender que nuestra salud depende de la salud de los océanos. Cuando asumamos que lo que le pasa al océano nos pasa a nosotros estaremos un poquito más cerca de resolver problemas como la sobrepesca, los micro plásticos, los vertidos…

AOA: ¿Un referente en la oceanografía?

APP: Josefina Castellví i Piulachs, fue investigadora del CSIC, primera mujer en participar en una expedición a la Antártida y directora de la Base Española Juan Carlos I en la Antártida. Fue un rompehielos en un mundo de hombres.

AOA: ¿Un ambición profesional?

APP: Establecerme como científica titular y montar mi propio grupo de investigación.

AOA: ¿Un deseo para el Océano?

APP: Le deseo humanos más responsables. Que lo cuiden como se merece.

Muchísimas gracias Ana por colaborar y compartir un trocito de ti misma y de tu experiencia con nosotr@s. Por repartir inspiración y generosidad haciendo ciencia. Sin duda, una entrevista esencial en este día tan señalado para los Oceanógraf@s. Podéis seguir descubriendo a Ana Payo a través de su página web y blog, donde comparte su cuaderno de Bitácora de la Expedición Antártica, Twitter e Instagram.

En el día de hoy, os invitamos a leer de nuevo el post “Unid@s por el océano antártico” y te unas a la petición dirigida por Greenpeace para exigir a los gobiernos que el océano Antártico sea protegido creando un santuario en sus aguas. Para ello entra y firma en el siguiente enlace: protecttheantarctic.org

Como oceanógraf@s somos un@s de l@s mayores responsables para concienciar a la sociedad de la importancia de cuidar los océanos, de hacer que la sociedad sea consciente de lo que nos estamos jugando en este siglo.

¡Os deseamos un gran día azul y salado!

Post by R. Jiménez-Ramos

 

Entrevista del mes – Mayo 2018

Verónica Caviedes, una apasionada del mar que transciende fronteras en su pasión por el océano


¡Buenas Oceanógraf@s!

Esta semana os presentamos la interesante trayectoria de Verónica, licenciada en Ciencias del Mar y Ambientales por la Universidad de Cádiz. Nació en San Fernando (Cádiz) y su pasión por el mar le ha llevado hasta Honduras, donde es ahora mismo Profesora Titular. En estos momentos, está desarrollando su doctorado en la UCA, en el Programa de Gestión  y Conservación del Mar.

AOA: ¿Qué ha significado para ti estudiar Ciencias del Mar?  

VC: Estudiar Ciencias del Mar ha significado para mi dedicarme a lo que siempre me ha gustado, a lo que me ha atraído, llamado la atención y con lo que he estado vinculada toda mi vida. Al ser de San Fernando (Cádiz), me he criado en una zona costera, todos los días viendo el mar desde el balcón de mi casa, la primavera, el verano y parte del otoño metida en el mar, salpicándome de agua salda, paseos en bicicleta por las marismas, paseos hasta la playa, etc. Hija de marino mercante que me transmitió el amor y el saber disfrutar de esta naturaleza y paisajes costeros. Quién sabe si por casualidad, tenía en la estantería del salón de casa la colección de libros y videos de Jacques Cousteau, y que siempre me pasaba horas admirando. He crecido en un ámbito culturalmente vinculado con el mar y profesionalmente me fue difícil escapar de esa atracción.

AOA: Cuando acabaste la carrera, ¿supiste qué camino empezar a recorrer como profesional, o fue complicado encontrar tu sitio? 

VC: A lo largo de la carrera, soñaba con poder trabajar en espacios protegidos costero- marinos, ya fuera como funcionaria o en alguna ONG o empresa. Pero cuando terminé la carrera de Ciencias del Mar y dos años después Ciencias Ambientales en 2010, las opciones de trabajo estaban bastante complicadas entonces decidí meterme a hacer el Máster en Gestión Integrada de Áreas Litorales. Siempre pensé en escoger hacer las prácticas del Máster en algún área costera de España o Andalucía y así poder tener más opciones de cara a ese sueño de dedicarme a la conservación de espacios naturales.


“Con esa carrera tan preciosa como Ciencias del Mar que están estudiando tienen la oportunidad de comerse el mundo. Lo importante es “seguir hasta conseguir” y tener ilusión cada día por hacer lo mejor posible las cosas.”


Podría decir, que desde antes de entrar la carrera y durante, eso era lo que quería, es decir, supe que camino empezar a recorrer, pero a veces los planes no salen como uno dispone, los caminos se cruzan. Resulta que salió una oportunidad de hacer tesis de investigación con una beca del Aula Iberoamericana de Posgrados, solo tenía que elegir la Universidad y país. Y así lo decidí, con el apoyo de mis profesores, eché la solicitud para irme a la Universidad de Costa Rica. A los pocos meses me concedieron la beca y un siete de junio de 2011 estaba volando para San José, la capital del país centroamericano, para realizar mi Tesis Fin de Master en el Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología de la Universidad de Costa Rica, sobre el análisis del manejo integrado de zonas costeras y marinas de ese país.

Verónica en la laguna de Apalka, Moskitia de Honduras, en un taller de política pública de manejo costero con comunidades indígenas. Fotografía cedida por la entrevistada.

Al terminar el máster, y a comienzos de 2012, desde Cádiz me fui para Honduras, esta vez sin un camino claro, esta vez sí fue para probar suerte. Estuve trabajando en consultoría, al principio eran pequeñas y después un poco mejores. Mi primer trabajo fue para una empresa consultora que me pidió buscar videos, blogs y menciones en redes sociales sobre cierta área protegida, fue un trabajo de solo 3 días. Después me salieron otros pequeños trabajos, como ir un día a hacer encuestas por hoteles de playa, editar documentos de otras consultorías, etc., pero nada estable, cosas de vez en cuando. De ahí tuve la oportunidad de empezar a asistir a algunos talleres de discusión de temas marinos y costeros entre instituciones públicas, ONGs, comunidades costeras, cooperación y otros actores. Trataba de ser voluntaria en trabajos de campo de amigos y conocidos siempre que se daba la oportunidad. En estos espacios pude comenzar a conocer gente, hacer contactos, aprender de cómo funcionaban los asuntos de gestión costera y áreas protegidas en Honduras, familiarizarme más con los ecosistemas tropicales y aprender a realizar trabajos de técnico en campo en esos ambientes. Fue una época enriquecedora pero difícil, ya que no ganaba casi nada para mantenerme y tenía que llenarme de energía positiva. Por esos días, en conjunto con uno de mis profesores de la UCA, comencé de forma voluntaria a realizar un análisis del manejo costero integrado en Honduras, algo que hasta el momento no se había hecho antes, aplicando las metodologías del Grupo de Gestión Integrada de Áreas Litorales de la UCA y que me ayudó a enlazar con mejores consultorías.

Pronto me salió una consultoría para realizar varios trabajos que tenían que ver con diagnosticar el estado de los ecosistemas marinos y costeros de Honduras, y plantear una guía de manejo costero integrado para el país. Estos trabajos fueron sin duda uno de los puntos clave en mi curriculum que me abrieron la siguiente puerta. Al año y medio de estar en Honduras, la Universidad Nacional Autónoma sacó una plaza de Profesor Titular para desarrollar el campo de conocimiento de las ciencias marinas y costeras en un centro regional de esa universidad ubicado en una ciudad de la costa caribe del país llamada Tela. Entonces eché los papeles, pasé todas las pruebas y entrevistas y desde entonces trabajo como profesora en esa Universidad desde el 2013. Es importante destacar que el título de Ciencias del Mar fue clave, ya que no había nadie con esa formación en ese momento.


“…en conjunto con uno de mis profesores de la UCA, comencé de forma voluntaria a realizar un análisis del manejo costero integrado en Honduras, algo que hasta el momento no se había hecho antes...”


Es un trabajo que realmente me tiene dedicada a lo que me gusta. Me permite trabajar en las áreas protegidas, hacer investigación y enseñar sobre los temas que me apasionan. La primera función que me asignaron de hecho fue crear el plan de estudios de una carrera en ciencias marinas para la universidad, la cual esperamos que pronto arranque. Además estar en Honduras me ha permitido diversificar los temas de trabajo dentro de la oceanografía. He tenido que hacer trabajos monitoreando el estado de salud ambiental de arrecifes y manglares, levantar líneas bases de moluscos de lagunas costeras y biodiversidad de algas. También trabajar con actores locales para el manejo de los temas ambientales costeros, en temas de política pública de zonas costero-marinas, entre otras cosas que me han permitido seguir aprendiendo y crecer en muchos aspectos.

AOA: ¿Cómo afrontaste tu nueva vida en Honduras?

VC: Fue una decisión rápida y estaba decidida a irme allí, algo que me permitió tener más inercia quizás para afrontar los retos. Me fui con una maleta ajustando los 23 kilos, mis títulos universitarios dentro, y con toda la ilusión de poder trabajar en lo mío en un área costera caribeña espectacular. Ese fue mi pensamiento. Pero me tocó afrontar un principio no tan sencillo porque eran poquitas cosas en las que podía trabajar, pero que a la vez me permitieron ponerme a estudiar más desde casa, hacerme más autodidacta y a echar más creatividad al asunto. ¡Ante una necesidad, tendemos a crecer! Y además, siempre conté con la compañía y apoyo de mi pareja y eso ha sido algo muy importante en este camino.

Verónica en un monitoreo de arrecifes en el Caribe de Honduras. Fotografía: Ángela Randazzo, cedida por la entrevistada.

AOA: ¿Hay alguien a quien admires en el campo de la oceanografía?

VC: Puedo decir que siempre he admirado, hasta el punto de leer o ver documentales sobre sus vidas, a Jacques Cousteau, a Sylvia Earl, a Charles Darwin, claro. Pero he tenido más de cerca a otras personas que admiro mucho como son algunos de los profesores que tuve en la UCA, que apasionadamente daban sus clases y que nos conectaron aún más con este mundo. Más allá de su aporte a la ciencia o de lo que descubrieron o inventaron, me mostraron un interesante camino que recorrer y me dieron un empujoncito que me hizo saltar lejos y que no olvidaré.

AOA: ¿Qué consejo darías a los nuevos estudiantes de Ciencias del Mar?

VC: A los nuevos estudiantes les diría que no paren de querer aprender constantemente, que no esperen a que las puertas se abran. Si están cerradas, que las abran ellos mismos y si no hay puertas, que las pinten. Que traten de ser autodidactas, que sepan que son capaces de todo y están preparados para asumir los grandes retos. Con esa carrera tan preciosa que están estudiando tienen la oportunidad de comerse el mundo. Lo importante es “seguir hasta conseguir” y tener ilusión cada día por hacer lo mejor posible las cosas. En el momento y situación en el que estén, hacerlo lo mejor posible, siempre. Eso marcará la diferencia.

AOA: ¿Cuál es tu próximo objetivo?

VC: En este momento es sacar mí doctorado aquí en la UCA, en el cual ya llevo un año y estoy muy ilusionada, y con esto, volvería a incorporarme al trabajo en la UNAH y seguir aportando en todo lo que pueda a esta Universidad en estos temas. Siempre salen nuevos proyectos y cosas que hacer en conjunto con los colegas de mi grupo de investigación y otros que se dedican a la conservación de espacios costero-marinos.

Verónica en una actividad de divulgación científica con una colega de trabajo de la Universidad de Honduras.

¡Muchísimas gracias Verónica por colaborar con nosotr@s! Tu experiencia sin duda es inspiradora para muchos y desde la AOA te animamos a seguir trabajando como hasta ahora, con toda la suerte que mereces.

Post by A. García Angulo

Entrevista del mes – Abril 2018

Emilio Beladiez, un comprometido inagotable en la sensibilización social y el activismo por la protección del océano


¡Buenas Oceanógraf@s!

Ayer se celebró El Día de La Tierra. Este día fue creado para generar una conciencia común a los problemas de la contaminación, la conservación de la biodiversidad y otras preocupaciones ambientales para proteger la Tierra. Qué mejor manera de empezar la semana con la entrevista del mes de Abril a un oceanógraf@ comprometido por el medioambiente y que su trabajo representa totalmente a las iniciativas propuestas por este día internacional dedicado a nuestro planeta: Emilio Beladiez, estudiante de Ciencias del mar con una larga e inquietante experiencia como divulgador científico. Un comprometido inagotable en la sensibilización social y el activismo por la protección del océano.

Si te apetece conocer un poquito más sobre su recorrido y trayectoria, adéntrate con nosotr@s en la entrevista!

AOA: Hola Emilio, como en cada entrevista siempre empezamos por la infancia de la persona. ¿Qué recuerdos guardas de tu infancia y el mar? ¿Tenías claro que deseabas estudiar algo relacionado con él?

EB: El mar siempre ha estado presente, me he criado en las playas de El Saler (Valencia) durante muchos veranos y además siempre me ha gustado practicar deportes acuáticos como la natación o el surf. En mis estudios nunca he tenido nada claro pero sí que estaba intresado en la biología y me fascinaban las criaturas marinas, así que era un buen punto de partida.

AOA: ¿Cuándo decidiste y por qué estudiar Ciencias del Mar?

EB: No sabía de la existencia de esta carrera hasta que mi primo, que la estaba cursando en la Universidad de Cádiz, me la dio a conocer un par de años antes de cumplir los 18. La pasión con la que me contaba las prácticas y todo lo relacionado con la universidad me motivaron mucho. Fue anecdótico porque un día antes de echar la preinscripción para la matrícula, yo estaba decidido a estudiar Biología en la Universidad de Valencia, mi primo Rafa me llamó y me dijo que tenía hueco en su piso y me preguntó que si me iba a estudiar Ciencias del Mar a Cádiz. Tuve que pedir permiso a mi madre, pero al día siguiente ya estaba rellenando la preinscripción para la UCA y me aceptaron de primera matrícula. Y así empecé la carrera de los mares.


Se nos ocurrió hacer una excursión a la playa de nuestra infancia y la sorpresa fue tal al ver el paisaje tan cambiado que nos chocó mucho… Nos pasamos 3 horas recogiendo basura


AOA: Eres co-fundador de la asociación Bioagradables y trabajas activamente en esta asociación desde hace más de 5 años. ¿Cómo nació esta idea?

EB: Se nos ocurrió hacer una excursión a la playa de nuestra infancia y la sorpresa fue tal al ver el paisaje tan cambiado que nos chocó mucho. Todo estaba lleno de colores diferentes que no pertenecían al paisaje que recordábamos, toda la arena estaba adornada con trozos de plásticos, boyas de barco y objetos que no pertenecían a la playa. Organizamos una limpieza de playa con un grupo de amigos, con el pretexto de pasar una mañana en la playa con volley y pic-nic, pero al final nos pasamos 3 horas recogiendo basura hasta llenar 30 bolsas de tamaño doméstico. La sensación al acabar fue muy gratificante, y se propuso repetirlo. Al ver la respuesta tan positiva que teníamos empezamos a organizarlo a través de una página de Facebook y de ahí surgió la Asociación BIOagradables.

Emilio Beladiez coordinando como responsable de BIOagradables. Fotografía cedida por E. Beladiez.

AOA: Bioagradables poco a poco se hace más grande. ¿Cómo ha sido tu recorrido en estos 5 años?

EB: Empezamos siendo muy pocos y con ningún recurso, por suerte limpiar playas tampoco es muy caro. Los guantes y las bolsas de basura las traíamos de nuestras casas o las comprábamos con nuestro dinero, todos los comienzos son difíciles. Pero conforme más gente se enteraba de lo que estábamos haciendo más comentarios de apoyo y donaciones recibíamos. Gracias a una voluntaria, y a la empresa donde trabajaba, nos donaron guantes reutilizables para generar menos residuos en cada limpieza. Al cabo de dos años ya teníamos guantes y bolsas de basura para todas las limpiezas a coste cero. Nuestra actitud siempre ha sido querer contagiar al mayor número de personas posibles y con esto tener más visibilidad para que la gente se anime a contribuir por unas playas limpias y unos mares más sanos. Recientemente colaboramos con Interval S.A., una empresa de plásticos reciclados, que nos dona las bolsas de plástico 100% reciclado. Además con cada proyecto sumamos más guantes reutilizables a nuestro stock.

Vamos a cumplir 6 años el 21 de Agosto, y me ha pasado volando. Pero si miro atrás, hemos participado en muchas ferias, exposiciones, proyectos y actividades con tanta gente y entidades que sólo puedo pensar en los próximos años y en la cantidad de cosas que nos quedan por hacer.

AOA: Realizáis muchas actividades, principalmente relacionadas con la limpieza de playas y protección del océano. ¿Cuál es vuestro último proyecto?

EB: Las limpiezas de playa han sido nuestra actividad estrella. Ahora mismo tenemos varios eventos programados para este año, como la limpieza en Mayo de Clean Up The Med con nuestros amigos de Ecologistas En Acción y la limpieza de Septiembre que será la más importante para nosotros. El 15 de Septiembre se celebra el “World Cleanup Day 2018” donde más de 150 países de todo el mundo saldrán a limpiar su país durante 5 horas con el objetivo de llegar a los puntos más sucios de cada ciudad, playa y montaña. Además seguimos trabajando en el proyecto de #PlasticFriendly que conseguimos gracias a un crowdfunding en la plataforma La teua terra, que se trata de unas máquinas que trituran el plástico para transformar los residuos en objetos con una nueva vida.


Mi sorpresa fue ver que existe un trabajo increíble y muy simbiótico entre varias entidades fuertes del gobierno americano y muchas ONGs que trabajan mano a mano con científicos y políticos para conservar los océanos”


AOA: Recientemente has viajado a EE.UU invitado por la embajada americana. A través del programa “International Visitor Leadership Program ” tuviste la oportunidad de participar en un encuentro muy importante donde se trataron temas como el de residuos marinos. ¿Qué soluciones hay para combatir el problema de la contaminación marina y qué papel crees que un/a oceanógraf@ tiene al respecto?

EB: Fue una experiencia increíble, tuve la oportunidad de estar en la sede de la IUCN, de Ocean Conservancy y Ocean Alliance (ONG creada por Roger Payne!) entre otros muchos lugares emblemáticos para la conservación de la naturaleza en E.E.U.U. y en casi todos los lugares del mundo. Los asistentes éramos representantes de países muy diferentes al igual que nuestros perfiles, ya que contábamos con el Manager de la Reserva Natural de Saint Marteen (Caribe) y el científico jefe de la reserva de Patagonia (Argentina), Representantes del Ministerio de Pesquerías de Sierra Leona, Perú y Nigeria, además de directores de centros de buceo de Pakistán e ingenieros de empresas constructoras de Egipto. No todos teníamos base científica, pero todos teníamos relación con los océanos. Mi papel como representante de ONG era dar el punto de vista de una acción local y las probemáticas que derivan. Mi sorpresa fue ver que existe un trabajo increíble y muy simbiótico entre varias entidades fuertes del gobierno americano y muchas ONGs que trabajan mano a mano con científicos y políticos para conservar los océanos. La decepción fue ver que todos sabían que existía un problema con las basuras marinas pero nadie supo dar una respuesta coherente respecto a la solución o al trabajo que estaban llevando a cabo. No obstante fue inspirador ver a tantos países aprender de una de las grandes potencias del mundo, y llevarnos a casa muchas reflexiones y sinergias para futuros proyectos.


“Es verdad que no trabajo como oceanógrafo, todavía, pero simplemente porque me he centrado en generar un movimiento social, una actitud BIOagradable, que provoque un interés por nuestras playas y lo que pasa en ellas”


AOA: Pero tu recorrido no queda sólo ahí. Tienes una larga experiencia en voluntariados. Concretamente, has sido voluntario del proyecto The Black Fish. Háblanos un poco más de él y de tu trabajo en este proyecto.

EB: Debido a mi interés en los voluntariados y en la conservación marina empecé a informarme del trabajo que se estaba haciendo en el mundo. Accidentalmente me apareció una oferta de “trabajo” para The Black Fish, organización que trabaja contra la sobrepesca y las pesquerías ilegales en toda Europa. Me presenté como coordinador de voluntariado a nivel nacional y tras varias entrevistas vía Skype me cogieron y comencé a trabajar con ellos. Hemos hecho mucho trabajo en dos años, pero muy pocas actividades desde España, ya que el tema de las pesquerías es un tema que queda mucho por descubrir, a nivel de ilegalidades. Desde Amsterdam, donde tienen la base, y desde Reino Unido, donde tienen más grupos de voluntariado, han conseguido frenar muchas flotas pesqueras y fortalecer la vigilancia en los puertos con el programa de “Citizen Inspector Network” .Tuve la oportunidad de ser entrenado y participar en una investigación en Reino Unido para descubrir el tráfico y pesquería ilegal de bivalvos en las bahías de Lancaster, aunque no tuvimos muchos resultados fue una experiencia única. Al cabo de los dos años, las actividades y proyectos de BIOagradables se multiplicaban y tuve que dejar mi puesto con The Black Fish para centrarme y seguir trabajando con BIOagradables.

Finalización de una recogida de basura en la playa en BIOagradables. Fotografía cedida por E. Beladiez

AOA: ¿Qué te ha aportado como profesional tu participación en los voluntariados ambientales?

EB: La gente que me conoce de la carrera y me ha visto evolucionar con cada limpieza de playa siempre me da la enhorabuena por el trabajo realizado. Mi participación en estos eventos, y la organización de los mismos, me aporta mucha experiencia y herramientas para coordinar cualquier proyecto. Es verdad que no trabajo como oceanógrafo, todavía, pero simplemente porque me he centrado en generar un movimiento social, una actitud BIOagradable, que provoque un interés por nuestras playas y lo que pasa en ellas. En estos últimos meses estamos trabajando en desarrollar más proyectos científicos para darle peso a las campañas que lanzamos y, a parte de las campañas mundiales que hacen las organizaciones más grandes, podamos dar argumentos de peso para las problemáticas locales que al final son las que nos afectan a cada uno de los ciudadanos/as de este planeta.

 AOA: Una de las actividades que realizáis desde BIOagradables es la impartición de talleres para el público general ¿Cuál es tu opinión sobre el papel de la divulgación científica y la sensibilización social en la búsqueda de soluciones para problemas medioambientales?

EB: Hoy en día los problemas sociales y medioambientales van de la mano. Los talleres que realizamos con los más pequeños son nuestro intento de conseguir que las nuevas generaciones estén más vinculados a su entorno. Realizamos talleres en la playa que dan visibilidad a las problemáticas marinas más evidentes, como la contaminación de nuestras playas. Hacemos dinámicas para hablar de las consecuencias de los varamientos de ballenas y delfines en nuestras costas. También hablamos de sobrepesca con diferentes talleres adapatados a las edades. La base científica es clave para sensibilizar, pues otorga una base de conocimientos muy potente para hacer ver que los problemas que nos rodean son reales y no solo están en los telediarios, ajenos a ti. Traducir el lenguaje científico no es tarea fácil, además con las barreras de bulos y leyendas urbanas alrededor del ecologismo. No obstante, con pasión y un poco de ganas puedes transformar una parte de cada oyente que asista a charlas o talleres de sensibilización y divulgación, y con eso habrás cambiado la balanza a favor de la especie humana y su vida en este planeta.

Emilio y compañeros de BIOagradables en una de las actividades organizadas en la playa. Fotografía cedida por E. Beladiez

AOA: Cuando miras hacia atrás, ¿pensaste en algún momento que llegarías a fundar una asociación como BIOagradables y que tu trabajo iba a tener una repercusión social importante para la conservación el océano?

EB: Si miro atrás hasta me mareo! Mi intención no era más que juntar personas y organizar limpiezas de playa, nunca pensé que esos grupos serían tan grandes y que las limpiezas de playa se convertirían en un icono social de acciones positivas en mi ciudad. Además es muy importante la actitud con la que te tomas las cosas, nunca he sido fan de las personas que te dicen lo que no eres capaz de conseguir, así que siempre tuve la mente abierta para cualquier cosa que pasase. Con suerte y un poco de talento hemos conseguido que la gente se lo pase bien haciendo cosas buenas por el medio ambiente, y a todo el mundo le gusta disfrutar.

No, nunca pensé que viajaría a Estados Unidos para oír a los mayores expertos de conservación de los océanos, nunca pensé que Decathlon nos llamara para una actividad con más de 160 voluntarios, nunca imaginé que otras ONG más grandes intentaran absorbernos a los dos años, y mucho menos pensé que esto sería tan divertido y gratificante (obviando el estrés, claro) después de 6 años.


Una vez me dijeron que es tan importante lo que haces como el modo en el que lo cuentas, y eso es tan real como vital para crecer y llegar cada día a más gente


AOA: Por último Emilio ¿Qué consejo darías a nuestr@s soci@s si estuvieran interesados en emprender un proyecto de voluntariado propio?

EB: Es una experiencia con muchos aspectos a tener en cuenta. Lo primero es saber qué quieres crear, asegurarte de que nadie lo está haciendo ya. Tienes que estar dispuesto a sacrificar muchas cosas, nada nace sin esfuerzo. Es muy importante rodearte de un buen equipo. Tienes que estar dispuesto a aprender de todos y de todo, porque siempre habrá problemas que puedas solucionar y otros tantos que no. Por último, no olvides las redes sociales pues son una herramienta y bien usadas son muy potentes. Una vez me dijeron que es tan importante lo que haces como el modo en el que lo cuentas, y eso es tan real como vital para crecer y llegar cada día a más gente.

Desde la AOA agradecer la colaboración de Emilio para concedernos esta entrevista. Ha sido un placer tenerte con nosotros, aprender de ti y que nos transmitas tanta buena energía siempre. ¡Muchísima suerte para todos tus futuros proyectos! Y como decís en la terreta: Fins aviat! Si quieres conocer un poco más sobre su proyecto BIOagradables, os animamos a ver su página web:  http://bioagradables.org

¡Hasta la próxima entrevista del mes de mayo oceanógraf@s!

Post by R. Jiménez-Ramos

Entrevista del mes – Marzo 2018

Diana García Benito, oceanógrafa y apasionada por la conservación del océano


¡Buenos días Oceanógraf@s!

Hoy es 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. Como os comentamos en la entrada de ayer, la AOA se suma al compromiso de trabajar para poner fin a la brecha de género, y al apoyo en las iniciativas que promuevan una mayor inversión en educación y desarrollo para ofrecer mayores oportunidades en la carrera profesional científica de las mujeres. Por ello, nos hemos adherido en el apoyo del Movimiento #8M.

Además, queríamos visualizar la figura de la mujer en la oceanografía con un caso real, y abriendo nuestra nueva sección “Entrevistas del mes”. En el inicio de esta sección hemos contado con la colaboración de una mujer cuya vida ha vinculado a la conservación del océano, y que conforme vayáis descubriendo su trayectoria a lo largo de la entrevista, seguro no os dejará indiferentes.

Diana es licenciada en Ciencias del Mar y Ambientales por la Universidad de Cádiz. Fundadora del proyecto DeepChange Project, esta increíble profesional es oceanógrafa, piloto de submarino, instructora de apnea y de yoga. Seguro que deseas saber un poco más de ella. Adéntrate con nosotr@s en esta entrevista tan interesante…


Mi consejo para los estudiantes de Ciencias del Mar es que busquen su pasión y trabajen duro para lograr sus objetivos, nada es fácil y es un proceso infinito de aprendizaje


AOA: Hola Diana! Háblanos de tu infancia. ¿Cuándo supiste que tu vida estaba vinculada al mar?

DGB: Nací y crecí en Venezuela. Vivíamos en una pequeña finca en el medio de la selva, sin electricidad (teníamos lámparas de kerosene y de gas) ni agua potable (usábamos un sistema de recolección de agua de lluvia), cultivábamos vegetales, cereales, hortalizas, frutas etc. y teníamos nuestra propia miel. Mi infancia se basó en libros y comics. Siempre tuve muchísima curiosidad sobre el mundo acuático, nunca tuve mucho contacto con él, pero me fascinaba. Mi atención se centró en la lectura sobre el mar y el mundo submarino (Jules Verne, National Geographic, Aquaman!), por supuesto las películas y documentales que tenían que ver con el tema.

 

AOA: ¿Por qué decidiste estudiar Ciencias del Mar?

DGB: Cuando tuve mi primer contacto con el mar en la vida real, quería saber todo sobre los océanos. Desde muy pequeña ya sabía que iba a estudiar en la universidad, Oceanografía. Hasta busque la universidad en Venezuela donde impartían la carrera. Lamentablemente nos tuvimos que mudar a España (con suerte mi madre es española y pude tener la nacionalidad española y gozar de las ventajas de ello, una de ellas es tener educación universitaria), entonces también hice mi investigación de donde podría estudiar Oceanografía. En España encontré la carrera de Ciencias del Mar y después de la selectividad, aplique para la doble titulación, Ciencias del Mar y Ambientales en la Universidad de Cádiz, me aceptaron y empecé a estudiar mi pasión.

 

 AOA: Cuando acabaste la carrera, ¿supiste qué camino empezar a recorrer como profesional, o fue complicado encontrar tu sitio?

 DGB: Fue muy complicado y difícil encontrar mi sitio. En España no te contrataban como científico, la crisis estaba muy fuerte en aquel entonces. Después de un rechazo en un trabajo en tarifa de avistamiento de cetáceos, a pesar de cumplir con todos los requisitos, frustrada me fui a Inglaterra. En Inglaterra también fue difícil porque la mayoría de los sitios donde aplicaba, mi currículo era o sobre calificado o necesitaba tener al menos la titulación de Master y por supuesto, experiencia!. Después de un tiempo fue como acabe en Costa Rica en la búsqueda de encontrar trabajo en Conservación Marina (que es el campo que más me interesa).

Diana García Benito como piloto de submarinos. Fotografía de DeepChange Project.

 

AOA: ¿Cómo llegaste a ser piloto de submarinos?

DGB: Es una historia larguísima! Pero voy a intentar resumirla. Llegando en Costa Rica, hice voluntariado en proyectos de Conservación Marina en la zona del Caribe (sin opciones de contrato o salario). Sobrevivía trabajando en negro (uno de mis trabajos era en un colegio bilingüe como profesora de niños que necesitaban apoyo para estudiar en inglés). Por causalidad, conocí a una persona cuyo mejor amigo trabajaba como piloto de submarino y estaba haciendo su último proyecto y después de eso dejaba de trabajar como piloto. Me recomendó que me pusiera en contacto por si necesitaban a otra persona como piloto. Les escribí un email a la compañía, explicando mi carrera y especialidad. Pero la respuesta de ellos fue que estaban agradecidos por mi interés pero la política de empresa de ellos es que no se permiten mujeres a bordo!

Mi sueño de poder ser piloto se esfumó en seguida. Eventualmente me hice amiga del expiloto y fui a su fiesta de despedida de la empresa. Ahí tuve una conversación con el manager del submarino y después de conocerme habló con el dueño de la compañía y después de una larga y dura entrevista, me dieron la oportunidad de entrar en el programa de candidatura, con otros dos candidatos, donde ellos tenían la prioridad. Después de 8 meses, sin salario, de pruebas teóricas y físicas logre ser el mejor candidato y empecé el entrenamiento de piloto que duro casi un año y después trabajé a tiempo completo como piloto casi 4 años, actualmente solo hago trabajos puntuales. Me convertí en la primera mujer de piloto de submarinos comercial del mundo (me enteré de esto años después!).


“Mi héroe en vida es la Doctora Sylvia Earle, a la cual tuve el honor de conocer y trabajar con ella en proyectos con el submarino y ser su piloto, en una de las mejores inmersiones que hecho con el submarino


 

AOA: ¿Cómo es el día a día de un piloto de submarinos?

DGB: Buf es muy largo! Empezamos a las 6:00 con chequeos y preparación del submarino, se coloca el submarino en el agua, se vuelven a hacer chequeos de seguridad, los pasajeros entran, se cierra la cabina y ya estamos completamente aislados del exterior, vamos al sitio de la inmersión, realizamos la inversión, volvemos al barco madre, se bajan los pasajeros, se hacen más chequeos!. Si se hace una segunda inmersión en el día se prepara otra vez el submarino para ello, si no, se sube el submarino a bordo de nuevo del barco madre, se lava con agua dulce (todos sus rincones, tornillos, etc.), se realizan chequeos, se cierra la operación, si se necesita hacer mantenimiento nos quedamos si es necesarios toda la noche despiertos (los pilotos somos los mecánicos del submarino también), se cena y hay trabajo de ordenador que realizar (datos y videos de la inmersión). Normalmente el día acababa a las 21:00!. A dormir (si no tenías turno de noche de vigilancia en el barco madre) y despertarse temprano otra vez.

 

AOA: Tu proyecto DeepChangeProject tiene como objetivo la conservación de los océanos. ¿Cómo y cuándo nació esta idea? Háblanos un poco de él.

DGB: Nació desde que empecé a estudiar en la universidad porque fue donde me di cuenta del verdadero estado de los océanos. Lo degradado que estaba y la necesidad de su protección y conservación.

Diana García Benito en un inmersión en apnea. Fotografía de DeepChange Project.

 

AOA: Sabemos que también practicas apnea. A finales de marzo será tu primera competición en Bali, Indonesia. ¿Qué piensas en esos momentos en que te sumerges y sólo hay silencio?

 DGB: Es muy difícil de describir… Es una conexión tan profunda con el Océano y tu propio ser. No puedes hablar ni respirar, solo escuchas los sonidos del mar (que son muchos!) y de tu voz en la cabeza, sientes los colores y el cambio de temperatura del agua, los encuentros mágicos con la fauna marina… Es una sensación de paz que jamás había experimentado en mi vida.

 

AOA: ¿Qué te inspira del océano?

DGB: Su inmensidad, su capacidad de ser un mundo en balance, sus criaturas con sistemas fisiológicos avanzados y capaces de vivir cientos de años, sus colores, su olor…

 

AOA: ¿Hay alguien a quien admires en el campo de la oceanografía?

 DGB: Mi héroe en vida es la Doctora Sylvia Earle, a la cual tuve el honor de conocer y trabajar con ella en proyectos con el submarino y ser su piloto, en una de las mejores inmersiones que hecho con el submarino. Eugine Clarke es otro ejemplo a seguir, David Katz, Mauricio Hoyos, Enric Sala entre otros. Pero también estoy muy orgullosa de varios compañeros de la universidad que tienen proyectos y trabajos que están haciendo un cambio espectacular para la conservación del Océano, Inma Vegas Delgado, Emilio Beladiez Martínez, Ana Payo Payo, Emilio García.

 

AOA: ¿Cómo te definirías como profesional? Conservacionista, activista, exploradora…

DGB: Todas ellas, no creo en una sola etiqueta. Se hace lo que se puede con los medios que tienes. A veces es de exploradora, otras de activista, otras de conservacionista, otras de profesora y siempre de estudiante.

 

AOA: ¿Qué consejo darías a los nuevos estudiantes de Ciencias del Mar?

DGB: Busquen su pasión y trabajen duro para lograr sus objetivos, nada es fácil y es un proceso infinito de aprendizaje. Pero focalizando sus fuerzas en lo que de verdad te gusta, si te gusta, destacaras en ello y siempre habrá motivación.

 

AOA: ¿Cuál es tu próximo objetivo?

DGB: Me gustaría poder tener más proyectos de conservación con mi compañía y colaborando con otras. Fundar mi escuela de Apnea, no solo con cursos de apnea y de conservación marina, pero ayudando a solucionar problemas locales y globales, enseñanza sobre cómo llevar un estilo de vida más respetuoso con el planeta Tierra.

Diana García Benito. Fotografía por DeepChange Project.

¡Muchas gracias Diana por todo tu tiempo y por compartir un trocito de tu experiencia con nosostr@s!

Si queréis saber más sobre su trabajo, os animamos a visitar su página web, DeepChange Project, donde también podréis poneros en contacto con ella. El enlace también podéis encontrarlo en nuestra pestaña de “Enlaces”.

En este enlace también podéis llegar a su campaña de “Gofundme” donde Diana recibe ayuda mediante fondos económicos para llevar a cabo su objetivo de intentar romper el Récord Femenino Nacional de España de Apnea en la modalidad de profundidad.

Ya estamos preparando la próxima Entrevista del mes de abril. Seguro que os sorprenderá.

Post by R. Jiménez Ramos